Evets

El mal aliento en tu perro

El mal aliento en los caninos no es necesariamente un síntoma de buena salud y puede tener diversas causas, el aliento es el primer punto que debes fijarte para saber si puede haber algún tipo de problema en la boca, y aunque el 85 % de los perros sufre de problemas de mal aliento a causa de la falta de higiene en sus dientes, por lo general los dueños acuden al veterinario, cuando el olor de la boca es ya insoportable y los daños ya son irreversibles.

El problema de mal aliento en los perros frecuentemente se puede observar en las razas miniaturas, pequeñas y medianas. La placa dental que produce el mal aliento, aparece como una sustancia amarillo-grisácea sobre el diente.

A medida que avanza esta patología, las encías se inflaman, produciéndose lo que se conoce como gingivitis, lo cual altera los bordes de las encías; no sólo se inflama la encía, sino también el hueso alveolar, ligamento periodontal y cemento que recubre la raíz de la pieza, provocando el mal aliento, aflojamiento y caída de los dientes, y dolor que le impide comer.

El mal aliento o alitosis, es causado por una bacteria que puede alojarse en la boca o en el estómago, de forma que ese mal olor puede provenir de la boca, del estómago o de ambos. La respiración del perro, el jadeo y el echo de la boca sea su principal herramienta, hace que el mal olor producido por determinadas bacterias pueda esparcirse con facilidad y se haga muy desagradable para los humanos.

Al no remover la placa, el calcio en la saliva hace que se solidifique sobre los dientes, formando depósitos de sarro. La acumulación de placa y sarroo provoca una enfermedad llamada “gingivitis”, inflamación de las encías y, muchas veces, sangrado.

La gingivitis agravada se convierte en periodontitits, la afección por la cual la mascota comienza a perder el tejido que mantiene a los dientes en su lugar. El resultado, además de ser doloroso, son infecciones y pérdida de piezas dentarias. Todo este proceso viene acompañado de un aliento fétido, por lo que el mal olor puede ser un indicador de que algo está comenzando.

Prevención

Es necesario actuar desde temprana edad cuando aún el perro es cachorro, iniiándolo en el cepillado dental, lo cual debe hacerse poco a poco, de manera progresiva, acostumbrándolo con un cepillo de cerdad suaves diseñado especialmente para mascotas y cepillándolo con una pasta dental especial para perros.

Dieta Balanceada

Al permitirle comer entre comidas, es la principal causa de la producción de sarro, una dieta blanda incorrecta y una carencia total de higiene preventiva.

El cepillado regular de los dientes de tu perro junto con una dieta saludable y un montón de juguetes usados para masticar puede hacer que se mantenga su boca sana por muchísimo tiempo. Es importante controlar el alimento y brindarle uno que lo nutra bien y permita tener la dentura bien.

Premios

Hay diversos premios y juguetes en el mercado para masticar, así como huesos, golosinas, galletas o snacks que se venden para el cuidado de los dientes, además de satisfacer el deseo natural del perro para masticar, mantienen sus dientes fuertes.

Las orejas de cerdo son muy recomendadas para mantener la salud dental, estas se pueden conseguir en tiendad para mantener la salud dental, estas se consiguen en tiendas de mascotas y son excelentes para eliminar el desarrollo de la placa dental, pues la constante fricción ayuda a limpiar la boca.

Deja un comentario


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes