Mi Mascota

Alimentación de una gata durante el embarazo

Una gata que va a tener cachorros necesita un aporte adicional de energía, proteínas y calcio para que la gestación llegue a buen puerto, el aumento o disminución del apetito, según la fase del embarazo de la gata, y la necesidad de acumular una reserva de grasa en su cuerpo para alimentar a sus futuros cachorros son algunas de las cuestiones importantes para alimentar a la gata embarazada.

Cuando una gata está embarazada tenderá a acumular grasa al principio de la gestación con el objetivo de usarla en la parte final del embarazo y en periodo en el que debe alimentar a sus gatitos, a este proceso de reserva se le conoce como anabolismo gravídico. Aunque el aumento de peso que compruebes a partie de la sexta semana se deberá al engorde de los fetos.

La gestación va a ser una etapa maravillosamente agotadora tanto para tu mascota como para ti. Algo importante que puedes hacer para ayudar a la futura mamá es proporcionarle el apoyo nutricional que necesita. Elegir el plan de alimentacipon adecuado durante la gestación garantiza el correcto desarrollo de los gatitos y proporcionará a la madre la energía necesaria para hacer al nacimiento y la lactancia de sus bebés.

La comida para adultos es perfecta para la dieta habitual de tu gata, pero no le proporcionará la energía adicional que va a necesitar durante la gestación. Para tener una mamá feliz y unos gatitos sanos, elige una fórmula que satisfaga sus nuevas necesidades.

Nuestra felina comerá un 10% más de lo habitual cada semana, cuando acaba el embarazo, habrá consumido un 70% más de energía de lo que necesita sin estar gestando. Puede que notes que al final de este periodo come menos, lo cual llega a ser normal. El útero de la minina tendrá un gran tamaño y esto impedirá que pueda llenar el estómago. Entonces comenzará a utilizar las reservas de energía.

Un aspecto fundamental que redunda en la salud de la gata gestante y de sus futuros cachorros es el “peso ideal de la gata antes de quedarse embarazada”. El felino no debe tener sobrepeso, ni estar demasiado delgada, porque de esta forma es más fácil que durante la gestación, la gata se ajuste a un peso adecuado y no tenga que ganar ni perder kilos.

Las vitaminas y los suplementos no suelen ser necesarios para la gata preñada, a menos que tenga un peso muy bajo. Pero, en estos casos en los que la gata no está saludable antes de quedarse preñada, lo más habitual es que aborte de manera espontánea.

Durante la lactancia debemos darle a nuestro animal un alimento con gran cantidad de valor energético, con más proteínas y dejar que consuma cuanto quiera, debido a que gastará más energía que en periodo de gestación y va a traspasar bastantes proteínas a sus gatitos a través de la leche.

El agua será indispensable en estos momentos. Tendrás que darle agua fresca y limpia para que no se deshidrate, de lo contrario podrá afectar a la producción de leche. Cuanto mayor número de gatos nacidos, menor será la producción que le toque a cada uno de leche, imagina cuán importante es que la madre beba agua y esté bien nutrida.

Deja un comentario


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes