Mi Mascota

Hueso de carnaza, beneficios de cuidados

La masticación es un instinto natural en los perros, y una de las mejores diversiones que pueden tener es morder un hueso natural o artificial. Pero

Los naturales son un buen alimento y un ejercicio apropiado, pero debes cuidar el origen de los mismos, debido a que los de pollo o de cerdo se astillan en pedacitos muy finos que podrían perforar los intestinos de tu mascota.

Si tienes en mente darle uno natural, este debe ser grande, de vacuno y previamente hervido para evitar la transmisión de hidatidosis u otros tipos de bacterias o parasitosis.

Cuando se hace mención de los huesos artificiales, existen muchas clases: desde los de carnaza hasta los de nailon, polipropileno, poliéster, goma y otras variedades.

Hay canes sensibles a las cerdas. En esos casos, se recomienda optar por otro juguete, pues las heridas contribuyen a la aparición de infecciones periodontales y, en algunos perros, produce sensibilidad gastrointestinal.

Alivian el estrés y la frustración:

Los estudios demuestran que los huesos (sean del tipo que sean) ayudan a reducir la acumulación de sarro en los dientes, ya que contribuyen a eliminar la placa y también mejoran la salud de las encías. Le ayudan a saciar el instinto innato de morder y masticar.

Estas golosinas son especialmente beneficiosas para los cachorros, ya que la masticación ayuda a la hora de ejercer la presión adecuada sobre los dientes de leche para aflojarlos, es un calmante para la incomodidad de las encías durante el cambio de dentición.

¡Precaución! Todos los extremos son nocivos

El hueso suele pasar de ser una atracción a una adicción.

Se ha evidenciado que, cuando la mascota tiene el hueso, se aleja y no regresa hasta que lo haya comido por completo, ignorando totalmente a los humanos de la manada por varias horas.

Si un cachorro o perro de raza pequeña engulle un trozo demasiado grande para tragar y digerir, puede provocarle ahogamiento al atascarse en la garganta o en el tracto digestivo; y si este bloqueo no es resuelto al instante, la solución será la cirugía abdominal.

Recuerda consultar con tu veterinario de confianza antes de darle a tu perro huesos artificiales o naturales debido a que algunos de ellos pueden causar problemas digestivos.


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes