Evets

Cuida su corazón

Si bien los corazones de los gatos y los perros se parecen mucho al de las personas, hay una diferencia vital en cuanto a las enfermedades que padecen. Los humanos sufren de colesterol alto, obstrucción en las arterias coronarias e infarto al miocardio; mientras que ellos no.

La patología principal en los canes son las afecciones de las válvulas, conocida como enfermedad valvular adquirida, en la cual se deterioran de manera tal, que no cierran correctamente.

Este problema afecta al perro de edad avanzada y, sobre todo, a las razas pequeñas; mientras que, en perros de tallas grandes, como el bóxer o pastor alemán, sucede algo llamado cardiomiopatía dilatada, producida cuando el corazón sufre una dilatación compensatoria de uno o ambos ventrículos y adelgazamiento de las paredes cardiacas.

Es importante saber que existen dos categorías principales en las afecciones cardiovasculares de perros y gatos, llamadas patologías adquiridas y patologías congénitas.

Según el veterinario, las enfermedades congénitas son aquellas que afectan al momento del desarrollo del feto, provocando anomalías en el corazón. Este tipo de patologías puede ser atacado con antelación gracias al avance de la medicina y estudios especializados, para posteriormente referir el caso a un especialista para que el cachorro nazca sin inconvenientes internos.

Las patologías adquiridas: “Son problemas cardiacos que afectan mayormente a perros de avanzada edad y de razas pequeñas, estas afecciones desarrollan inconvenientes en las válvulas, las cuales tarde o temprano harán que tu mascota muestre señales de insuficiencia cardiaca, lo cual sucede cuando el corazón de tu mascota pierde la capacidad de bombear con fuerza sangre a tejidos y órganos, sin llegar a la oxigenación necesaria; esto también recibe el nombre de insuficiencia cardiaca congestiva”, explica, el Dr. Lester Vega.

Las válvulas defectuosas, enfermedades en el miocardio y la propagación parasitaria pueden ser solo algunos de los responsables de que tu perro o gato se vean afectados.

Los principales síntomas que presentan un perro o gato al momento de sufrir síndromes de insuficiencias cardiacas congestivas son:

Tos.

Intolerancia al ejercicio.

Pérdida de peso.

Mucosidad.

Síncopes.

Abdomen distendido.

Dificultad para respirar.

Convulsiones.

Si observas en tu mascota cualquiera de estos, es recomendable que visites el consultorio del especialista. Un buen veterinario sabe y debe detectar por medio del examen físico si tu mascota está sufriendo algún tipo de patología.

“Las enfermedades cardiovasculares en los felinos son menos frecuentes, pero posibles; entre ellas debemos mencionar la cardiomiopatía hipertrófica, una enfermedad que se caracteriza por la difusión diastólica del ventrículo izquierdo, que lo hace más rígido y menos distensible, es decir, el corazón se pone pequeño y grueso hacia su interior”.

Agradecimiento: M. V. Lester Vega.


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes