Mi Mascota

Minino, su llegada a casa

El felino ha comenzado a escalar en popularidad gracias a su personalidad independiente que se traduce en una demanda menor de cuidados de las que exige un perro. Sin embargo, las consideraciones que se deben tener al decidir adoptar un felino no son pocas.

Tu casa será, de ahora en adelante, el hogar del gatito. Permítele que la conozca a través de la exploración del espacio. Si ya tienes una mascota, deja que se conozcan a su ritmo.

Ubica su espacio para dormir lejos de las corrientes de aire, en un área cómoda para él y para los demás miembros de la familia.

La caja de arena es un accesorio indispensable. Colócala lejos de su área para comer y dormir, pero en un lugar de fácil acceso para el gato.

Si el gatito se separó de su madre antes del tiempo de destete, deberás suplirla en ciertos cuidados. Nunca le des leche de vaca, pues su composición no es bien tolerada por los felinos.

Respeta sus necesidades alimenticias. Elige comida específica para gatos y evita las sobras. De esta manera preservarás su salud.

Ronroneos y disciplina

Los gatos no reconocen la jerarquía y aunque pueden vivir en grupos, no los entienden como una manada.  Es decir que las técnicas de aprendizaje que se utilizan con los perros no funcionan en la educación de los felinos.

Por esta razón, no aceptarán las órdenes, puesto que no reconocen ningún jefe. Además, los castigos no producirán en ningún caso sumisión, sino rechazo, miedo e incluso agresividad.

Los gatos no tienen memoria asociativa, por eso, para que el regaño funcione, tienes que pillarlo in fraganti. Si, por ejemplo, el gatito nos muerde o araña muy fuerte, una buena técnica es soplarle a la cara, lo cual le resultará tan desagradable que sabrá entender dónde le hemos puesto el límite.

El juego es fundamental, esta actividad le ayudará a desarrollar sus instintos de caza, fortalecer sus músculos, utilizar sus reflejos e interactuar con su nueva familia.

  • Compartir unos minutos todos los días con tu gato será para ti una manera divertida de relajarte, y para él una muestra de cuánto lo quieres.
  • Cepilla su pelaje de manera habitual, así fortalecerás el vínculo con él y evitarás nudos y problemas intestinales por las bolas de pelo.

Por último, proporcionarle accesorios como “rascadores” para que mantengan sus uñas en buen estado, de esta manera evitarás que limen sus garras en tus muebles.

Deja un comentario


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes