En Apoyo Evets

Amor que salva

La terapia asistida con animales, o TAA, consiste en ayudar en la salud del ser humano a través del apoyo de otras especie: perros, gatos, delfines o caballos.

Los perritos de terapia mejoran la calidad de vida de los seres humanos. Estas mascotas son indispensables para aliviar el proceso curativo de las personas.

Existen casos de psicólogos que utilizan perros de terapia en sus sesiones profesionales. Usualmente, un can de terapia es un perro normal; una mascota de compañía que, junto a su humano o guía, ha recibido el entrenamiento requerido, según una organización de calidad y reputación, para proveer servicios en áreas de salud, comunitarios, educacionales y sociales.

El perro y su guía trabajan como voluntarios, y su único objetivo es ayudar. Las actividades que llevan a cabo pueden variar, desde visitas a bibliotecas, donde los niños se relajan y se sienten mejor mientras están junto al perro de terapia, o en hospitales donde los pacientes pueden acariciarlos.

Beneficios de la perroterapia

  • Aprendizaje: ayuda a los niños en el aprendizaje y lectura, haciendo que se sientan más calmados y hasta más seguros de sí mismos, en presencia de un animal que los escucha con paciencia.

  • Desarrollo social: gracias a estos perros, los niños pueden desarrollar cierto nivel de empatía hacia los animales y las personas, de esta manera logra sacar al pequeño de su soledad o depresión muchas veces acarreada por el acoso escolar o cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico.
  • Nivel psicológico y emocional: los animales proveen alivio al estrés y al dolor emocional de pacientes con enfermedades como el cáncer, alzheimer, VIH (sida), y a personas de la tercera edad.

Se ha comprobado que acariciar a un perrito produce que baja la tensión arterial, libera agotamiento y disminuye la tensión y, dependiendo del diagnóstico, logra mejorías que muchas pastillas o inyecciones no alcanzan, 

El paciente acude a las sesiones de perroterapia con alegría y una gran emoción, creando de inmediato un clima positivo, alegre y apacible, muy contrario al estado que genera la rutina hospitalaria o la de un consultorio.

Aquellos canes que forman parte en tales iniciativas son certificados y han aprobado los exámenes realizados por profesionales que avalan y garantizan que son peluditos amistosos y saludables, y que saben cuál es su misión en ese momento.

¿De terapia o De asistencia?

Un perro de terapia ha sido certificado para trabajar en centros como voluntario junto a su amo, su presencia enriquece la vida de las personas a quienes visita.

El perro de asistencia es entrenado para hacer actividades específicas, al humano que sufre algún tipo de incapacidad física o mental como, por ejemplo, ceguera o epilepsia.

Estos canes pueden acompañar a su dueño a dondequiera que vaya. No es nada ético hacer pasar a un perro de terapia como uno de asistencia, así como tampoco es adecuado preguntarle a alguien qué tipo de perro de asistencia tiene. Sería como preguntarle: “¿De qué mal sufres?’’.

Los perros terapeutas reciben más de 3 000 horas de un entrenamiento progresivo, elaborado, constante y, sobre todo, paciente; no son solo cachorros criados en una familia amorosa, rodeados de buena comida, agua y cariño.

Es importante jamás subestimar a tu mascota, el día de mañana tal vez sea ella quien te cure.

 

 

 


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes