Mi Mascota

Jugar, acto imprescindible

Frecuentemente los perros divierten entre ellos dándose pequeños mordiscos. Cuando esto suceda no te alarmes, pues para ellos es sólo una forma de jugar y socializar.

La boca es la herramienta principal de los perros y la utilizan para todo, por eso les gusta jugar con ella, morder sus juguetes, zarandearlos y tirar de ellos.

Pero ¿por qué juegan “mordiendo”?

Cuando son cachorros, morder les ayuda a conocer todo lo que los rodea, la curiosidad les empuja a mordisquear cualquier cosa que encuentran a su alrededor, incluso las manos del dueño.

No se puede corregir esta conducta, pero debes educarle para que aprenda a contener la fuerza de sus mordiscos y no lo haga de forma descontrolada, esta enseñanza la comienza su madre y hermanos, y es necesario continuarla como nueva manada, esto se conoce como “Inhibición de Mordida”.

¿Cómo debo jugar con él?

Recuerda que jugando puedes enseñarle disciplina y respeto. Por eso, cuando sea cachorro debemos aprovechar los momentos de juego para educarlo y mostrarle que nosotros tenemos el control.

No permitas que se imponga y haga lo que se le antoje, porque a largo plazo eso puede generar problemas de convivencia y obediencia.

Para que el juego sea ameno respetuoso y disciplinado los expertos recomiendan:

  • Si juegas a “tira y afloja” con un juguete, debes ser tú quien se quede con el objeto, de lo contrario pensará que él es más fuerte y que puede dominarte.
  • Cuando vayas a darle un juguete lánzalo al aire y no se lo des en la boca, si lo haces así, puede interpretar que te lo ha quitado de las manos y que él tiene el control, además de que estará aprendiendo que cualquier cosa que tengas en las manos pueden ser juguetes potenciales e intentará quitártelo.
  • Ensénale que el juego comienza y termina cuando tú desees, si tu perro te trae un juguete puedes actuar de dos formas: lo ignoras y cuando suelte el juguete lo tomas y guardas, o lo tomas de su boca y lo guardas. En ambos casos espera que tu perro baje la emoción del juego y se olvide que tomaste el juguete y cuando lo veas entretenido o no te esté persiguiendo, haz “aparecer” el juguete y comienza a jugar con él.

  • Evita los juegos demasiado competitivos o agresivos, los juegos de fuerza y los forcejeos pueden enseñar a tu perro a ser agresivo con otras personas y con otros perros.
  • Si observas que adopta una actitud violenta o demasiado temperamental, interrumpe el juego inmediatamente y quédate con el objeto.

Recuerda que la interacción con tu mascota es vital, de esta manera el vínculo entre uds será inquebrantable.

 

Deja un comentario


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes