Curiosidades Fauna

Cymothoa: Invasor bucal

Existe un crustáceo que sería la pesadilla de cualquier locutor y el espanto de los odontólogos. Este amiguito se instala en la boca de los peces, haciendo de ella su hogar.

Se entiende como parásito cualquier organismo que se alimente de otro sin beneficiarle, causando, a corto o largo plazo, algún daño y, en casos extremos, la muerte. El Cymothoa exigua es un crustáceo isópodo que da sus primeros pasos desde las branquias de algún desafortunado pez, desplazándose libremente – como pececillo en el agua – hacia la boca hasta llegar a la lengua, lugar en que se ancla con sus tres juegos de patas delanteras; desde allí, releva y controla la tensión sanguínea de su víctima. Pasado algún tiempo, la lengua del pez se atrofia y desarticula, dejando que el invasor tome el lugar del órgano y el control con esa zona, actuando tal y como lo haría el miembro original; posteriormente, se nutre de la mucosa del pez anfitrión, sin causarles mayores daños.

Si te parece escalofriante – aparte de desagradable – que un pobre pececillo e inofensivo tenga uno de estos bichos adheridos en el interior de su boca haciendo de las suyas, te informamos que existen pruebas de hasta tres de ellos en un mismo anfitrión.

Por fortuna, estos parásitos no muestran interés por la comida que consume el pez, pues si así fuese, el escamoso amigo moriría de inanición con tantos invasores bucales.

El Cymothoa da sus primeros pasos desde las branquias de algún desafortunado pez
El Cymothoa da sus primeros pasos desde las branquias de algún desafortunado pez

Estudios realizados revelan que estos crustáceos tienen la capacidad de cambiar de sexo; nacen siendo machos y, a medida que van madurando, se convierten en hembras, una vez pasado los 10 mm de longitud. No se sabe a ciencia cierta cómo es su vida paternal, pero se tiene conocimiento de que se reproducen sexualmente.

Una de las hipótesis flotantes hace mención de que el apareamiento se lleva a cabo mientras están en las branquias. Pueden medir tres centímetros y superar esta medida. Los investigadores registran más de 280 especies diferentes de estos parásitos de lengua e informan que es el único gorrón existente que hasta los momentos se sabe que sustituye funcionalmente un órgano.

Es común que se encuentren en las especies de pargo Lutjanus guttatus, un pez de mar tropical que vive cerca de los arrecifes de coral, cuya distribución geográfica va desde México hasta Perú, así que es muy probable que te topes con uno de estos pececillos mientras buceas y tomas fotografías. Y posiblemente te sorprendas cuando observes más de una sonrisa frente a tu cámara proveniente de un solo individuo, al momento de ver las imágenes en casa con tus amigos.


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes