Evets

Comida y alergias

Los perros y los gatos pueden tener cierta sensibilidad a determinados factores, entre ellos algunos ingredientes de la comida que usualmente ingieren. El gran reto en este sentido es determinar si la reacción del cuerpo se produce por el alimento o por el ambiente.

Los alérgenos alimentarios suelen ser proteínas hidrosolubles con un peso entre 10 000 y 70 000 daltons. Como dueño, ¿esto te dice algo? Por supuesto que no ¿Debería entenderlo tu médico veterinario? Sí, debería.

La alergia alimentaria forma parte de las reacciones adversas al alimento, siendo un trastorno de tipo inmunológico. Su presentación clínica exclusiva es sumamente extraña, ya que normalmente los alérgicos alimentarios son sensibles a alérgenos ambientales, esto quiere decir que, si tu perro o gato es alérgico alimentario, es muy probable que también sea atópico, es decir, alérgico ambiental.

Para complicar esto más, el alérgico alimentario comparte signos clínicos con el atópico, es decir, sufren de problemas similares: otitis externa, prurito, irritación en patas, axilas y abdomen, infección bacteriana y signos gastrointestinales.

El único método preciso de diagnóstico es hacer una dieta de eliminación, seguida del test de provocación y debe diseñarse en función del historial alimentario de tu mascota. Ante la pregunta ¿qué come el perro?, hay varios escenarios y si el dueño está acompañado, empiezan a determinarse las culpas.

Si es una sola persona en la consulta, lo primero es la negación: “solo come las pepitas, doctor”; luego, hurgando más, vemos que el perro es realmente de un paladar refinado, casi siempre con un menú variado digno de cualquier sibarita. La información incompleta por miedo a qué va a pensar el médico veterinario puede hacer que el fracaso sea un hecho, más que una probabilidad remota.

Felinos

Los signos en gatos son similares a los del perro, con prurito local o generalizados signos comunes a la atopía. No hay diferencias significativas en los términos de patrón de distribución de las lesiones para gatos, por lo cual el diagnóstico es muy difícil a simple vista, y depende de la prueba de prevención que lleva a cabo el dueño, y que casi siempre fracasa debido al entorno familiar.

El cuerpo reacciona de forma visible cuando aparece una alergia. la piel, una de las primeras en resistirse, suele desarrollar dermatitis

Las reacciones por alimentos y las no alimentarias son virtualmente indistinguibles. No esperes que en la primera consulta te digan cuál es el alimento que la causa, pues nadie puede hacerlo. Si eso sucede, sal corriendo en busca de una segunda opinión.

Agradecimiento: M. V. Javier R. Dlunewsky


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes