Fauna

De los árboles al cosmos

A finales del 2013 se confirmó que la pantera nebulosa de Formosa, tristemente, pasó a formar parte de los recuerdos de quienes lograron verla con vida.

Llamada de esta manera por su pelaje y manchas irregulares parecidas a nubarrones celestes que le ayudaban a mimetizarse entre las altas ramas de los árboles.

La pantera nebulosa de Formosa (Neofelis nebulosa brachyura), también conocida como leopardo nublado, era una subespecie de los félidos, perteneciente al género neofelis, que se distinguía por tener un juego de colmillos bastante grandes en relación con su cuerpo.

Esporádicamente, la pantera nebulosa pisaba suelo fijo, pues, al igual que sus primos, el leopardo longibando -que ha sido catalogada como especie amenazada-, su vida transcurría en las ramas de los árboles donde era sumamente hábil y utilizaba su larga cola como balancín, allí podía alimentarse de primates medianos, aves, roedores trepadores y serpientes, cazaba también pequeños mamíferos rumiantes saltando sobre ellos desde las alturas.

DESAPARECÍA ENTRE LAS RAMAS

Por ser animales arbóreos eran muy difíciles de observar, guardando innumerables secretos cuando nos referimos a su biología. Se presume que la pantera nebulosa de Formosa se extinguió en 1990, debido a la destrucción casi total de su hábitat, aunque se dice que el último avistamiento confirmado fue en 1983, de allí en adelante fueron vistas esporádicamente y sin revalidación.

Entre el año 2000 al 2004, investigadores rehaceos a su desaparición, y con la esperanza de conseguir pruebas de vida, decidieron colocar más de trece mil cámaras trampa, proceso conocido como foto-trampeo, que consiste en colocar dispositivos con detector de movimiento en lugares estratégicos donde habita la especie estudiada; el esfuerzo fue infructuoso, y los resultados nada alentadores los llevaron a confirmar finalmente su extinción.

En los pueblos de aborígenes taiwaneses (rukai) era considerada como parte de sus antepasados, pues se dice que cuando estos morían sus almas se convertían en panteras nebulosas para jamás abandonar este mundo y seguir formando parte de la madre naturaleza.

Es importante tomar conciencia y hacer todo el esfuerzo posible para evitar la desaparición de  especies. ePETS no descarta que esta especie aún se encuentre mimetizada entre las bifurcaciones de los árboles, protegiéndose de la mano del hombre.

“La ausencia de pruebas no es una prueba de ausencia” Carl Sagan.


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes