Mi Mascota

Aprende a cuidar a tu gatito

Tener una mascota es una gran responsabilidad: no se trata solo de darles comida y mimos; esto implica un gran número de obligaciones que es bueno tener en cuenta. Por su parte, el gato es un acompañante adorable, y tiene necesidades particulares de afecto y atención. Mientras más interactúes con él en la etapa de cachorro, mejor se comprenderán, mutuamente. Fortaleciendo de esta manera los lazos de la relación y conexión que irán desarrollándose a medida que el tiempo transcurra.

La edad adecuada para separar a los gatitos de la madre es a partir de las ocho semanas de vida, cuando ya pueden ser destetados, han tenido tiempo de ser educados por la gata y de socializar con sus hermanitos, sus sentidos están bien desarrollados y son capaces de comer alimentos sólidos. Al llevar por primera vez a un gatito de esta edad a casa, es preciso preparase con lo básico: platos para comida y agua de tamaño adecuado, un lugar cálido donde dormir y, preferiblemente, dos areneros, un arañador o rascador y distintos juguetes. El ambiente debe estar libre de venenos y, al mismo tiempo, los objetos delicados deben encontrarse fuera del alcance de las patitas traviesas.

La edad adecuada para separar a los gatitos de la madre es a partir de las ocho semanas de vida - Pinterest
La edad adecuada para separar a los gatitos de la madre es a partir de las ocho semanas de vida – Pinterest

 Disciplina desde el primer día

Los pequeños felinos son mascotas muy sensibles a los cambios, pero se adaptan con facilidad a cualquier ambiente. Lo importante es establecer los límites y las reglas desde el principio, como, por ejemplo, si no se le permitirá subirse a los muebles. La lección ha de comenzar  desde el primer día que llega a casa, enseñándole cuáles son los sitios permitidos para él, y las áreas en las que puede permanecer. Los gatos necesitan sentirse cómodos y protegidos en casa, y para ello deben disponer de lugares elevados donde subirse a observar o a descansar, como una repisa vacía o un mueble elevado, y un escondite donde nadie les moleste. No es recomendable cambiar de lugar los areneros ni los platos de comida, pues manteniendo rutinas estables harás que su adaptación en casa sea lo más amena posible.

Cortarles las uñas debe ser parte de la rutina mensual de higiene, pues las garras del gatito son muy afiladas y pueden lastimarnos y dañar los muebles de la casa; mantenerlas cortadas es lo ideal. Es preciso acostumbrarlos al cepillado diario, ya que este conservará el pelaje y la piel sanos, y ayudará a eliminar el pelo muerto y a disminuir la caída del mismo. Por lo general, no hace falta bañarlos, pero si es de tu preferencia, puedes acostumbrarlos. Solo hace falta agua tibia y paciencia para hacerlo rápido y lo más agradable posible. Si se realiza regularmente se habituarán y hasta puede llegar a gustarles.

Mantenerlos sanos es tarea de todos, incluso de los más pequeños - Shutterstock
Mantenerlos sanos es tarea de todos, incluso de los más pequeños – Shutterstock

Componente: fuerte y sano

En cuanto a la alimentación, deben dárseles alimentos con fórmulas especiales para gatitos, que contengan los nutrientes necesarios; se les debe ofrecer en pequeñas cantidades, varias veces al día, y alternando entre el alimento seco y el húmedo (enlatados, carne, pollo o pescado cocidos); el plato de agua debe colocarse a distancia o en otra área. La leche, a pesar de los mitos y de que pueda gustarles, les hace mucho daño, pues no solo no los alimenta bien, sino que tampoco digieren en forma adecuada sus componentes, lo que por lo general, suele producirles cólico y diarrea. Por otro lado, ofrecerles alimentos de diferentes sabores y texturas durante la etapa de desarrollo resultará útil para que no se conviertan en mascotas demasiado selectivas y, por ello, difíciles de alimentar. Si procedemos correctamente,  tendrán sistemas inmunológicos fortalecidos, y con ello crecerán sanos y fuertes.

Mantenerlos sanos es tarea de todos. Debemos llevarlos al veterinario a un chequeo de salud lo más pronto posible, pues un examen de rutina en la primera consulta te hará saber si el gatito está bien de peso, si su desarrollo neuromuscular es correcto y, muy importante, si presenta parásitos internos o externos. Será el veterinario quien establezca el plan de desparasitación y vacunación, y quien determine si nuestro gatito necesita alguna alimentación especial o vitaminas. u vacunación es muy delicada, y debe hacerse a la edad correcta. Las vacunas de las cuales disponemos en el país se colocan después de los dos meses y medio, en lo que el gatito esté completamente sano, y cuando tenga un desarrollo neurológico completo, ya que si son puestas antes de tiempo pueden producir problemas neurológicos graves e irreversibles.

Fotografía principal: 4 Patas


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes