Fauna

Tigra cazadora: rugido viperino

Es ágil en cualquier terreno y, además, un hermoso ejemplar de nuestras tierras

Si tomásemos una especie de serpiente que ejemplificase notablemente el concepto de adaptabilidad, la candidata perfecta sería la Spilotes pullatus o tigra cazadora, una poderosa culebra del Nuevo Mundo, de amplia distribución por Centroamérica, islas del Caribe y Sudamérica. En Venezuela se le puede ver en zonas montañosas, bosques, sabanas, desiertos, llanuras y pantanos de todo el país.

Debido a sus rasgos biológicos, podríamos decir que la tigra cazadora sería es el Ferrari de la naturaleza; este vigoroso miembro de la familia Colubridae cuenta con un magnífico diseño corporal, el cual le permite tener dominio de las condiciones de su hábitat.

Sus tres metros de longitud la convierten en una de las especies más grandes de esta súper numerosa familia. Su cuerpo alargado, muy estilizado, pero igualmente fuerte, hace que, para este ofidio, nadar, trepar, desplazarse por cualquier tipo de terreno y hasta escalar no represente ningún tipo de problema y, además, lo hace con velocidad y destreza tremendas.

Predadora silente

Su nombre común, tigra cazadora, proviene de algunos rasgos particulares distintivos como el de su cuerpo amarillo en distintas tonalidades, desde muy pálido hasta casi naranja, y una serie de franjas oblicuas de color negro brillante que se extienden por el dorso del animal.

Como todos los reptiles, la superficie corporal de esta serpiente está cubierta de escamas de moderado tamaño y aquilladas que le dan un aspecto rugoso. La cabeza, bien distinguida del cuerpo y un tanto alargada, se diferencia porque posee escamas lisas, semejantes a escudos de tamaños variables, y tiene un par de fosas nasales bien definidas, así como ojos de tamaño moderado. Color marrón oscuro, casi negro, y pupila redondeada. La boca, provista de dientes de diferentes tamaños, siendo los anteriores más grandes que los posteriores, no posee glándula de veneno y, por lo tanto, es una serpiente no ponzoñosa.

En algunas localidades del continente, se le conoce como serpiente tigre, no solo por la coloración parecida a la del felino sino también por sus semejanzas como depredador altamente efectivo.

Sin embargo, no representa ningún peligro mortal para el ser humano; su principal estrategia defensiva consiste en evitarlo. Huye velozmente y, si se siente acorralada, infla su cuello para verse más grande de lo que en realidad es y, en última instancia, llegará a morder.

 | Felipe del Bosque
La tigra cazadora| Felipe del Bosque

Tema ampliado en la edición 16 de nuestra revista impresa

Luis Merlo / Fotografía principal: Techuser


Revista ePets © - Todos los derechos reservados - COPYRIGHT © 2014 Editorial Ave Fénix 2014 C.A. Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Editorial Ave Fénix S.A.
Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. RIF: J-29914674-9
Desarrollado por Inteldes